Las palabras de bienvenida de S.E. Brice Roquefeuil

Estimados amigos panameños, estimados compatriotas,

Me alegro anunciarles que acabo de llegar a Panamá y asumir mis funciones como Embajador de Francia. Es un honor para mí cumplir con esta misión y quisiera ante todo dedicarles unas palabras.

Francia y Panamá tienen una larga historia en común, marcada principalmente por la aventura visionaria de Ferdinand de Lesseps que inició la construcción del Canal. Esta semana rendiré homenaje a nuestros conciudadanos que murieron al servicio de esta gran ambición.

La presencia francesa en Panamá, intensa y diversa, se manifiesta de varias formas, gracias a nuestro Liceo francés Paul Gauguin, a nuestras Alianzas Francesas, nuestras asociaciones, a la Cámara de Comercio franco-panameña, a nuestros cónsules honorarios, a nuestras empresas. Empresas que participan en proyectos de gran envergadura como el metro de Panamá, el tercer puente sobre el canal o las plantas de saneamiento de la bahía.

La presencia francesa en Panamá también la constituyen nuestros empresarios que han elegido instalarse aquí y confían en el potencial del país al igual que las multinacionales que ven en Panamá un lugar estratégico para establecer su sede regional, logística o de toma de decisión.

La amistad franco-panameña se mantiene viva también gracias a todos los panameños que han estudiado en Francia, todos aquellos que se interesan por nuestro idioma y nuestra cultura o que trabajan en nuestras empresas.

Es pues un mensaje de confianza en la riqueza y el enorme potencial de la relación entre nuestros dos países que les quiero transmitir al igual que mi voluntad, junto a todo el equipo de la embajada, de seguir trabajando con todos los interlocutores que mantienen viva dicha relación y cuyo apoyo nos resulta indispensable.

Dernière modification : 18/09/2017

Arriba