Exposicion "Defensa del Agua"

JPEG

El agua es vida. Todas las formas de vida, como el cuerpo y las comunidades humanas, se organizan alrededor del agua. De hecho, la historia de la humanidad es la historia del ser humano con el agua.

La vida en el istmo de Panamá, antes de la presencia europea, ya se organizaba alrededor del agua. Luego, se organizó de otra forma, también a partir de una relación social con el agua. La historia de la conexión entre mares, la separación de Colombia, el siglo 20 y los desafíos actuales, se articulan alrededor del agua.
En Panamá, siempre hemos escuchado sobre su abundancia y calidad. Sin embargo, en los últimos años, en el contexto de una crisis ecológica global, hemos visto episodios locales de contaminación, escasez, sequía y crisis en cada una de las regiones del territorio del país.

¿Qué es el agua, más allá de la suma de 2 átomos de hidrógeno y uno de oxígeno? Existen visiones diferentes del mundo y la relación entre las personas y la naturaleza. Para algunos, el agua es un elemento de la naturaleza, un recurso natural, un medio de producción, capital natural, un bien común, una mercancía, un derecho humano o las venas que sostienen la vida en el planeta. Cada persona piensa en el agua desde su cultura, como individuo y parte de un pueblo o grupo.
En el marco de los crecientes conflictos socio ambientales por el agua, ¿quién tiene el poder para simplificar esta complejidad y definir que una sola visión tiene validez?
Esta exposición es un esfuerzo colectivo de productores, campesinos, indígenas, activistas sociales y de base comunitaria, ecologistas, docentes y muchas otras personas, quienes a lo largo de muchos años han trabajado en la protección del agua y los ecosistemas relacionados a las fuentes de agua. Piensan y sienten que es necesario contar sus historias, sus visiones.

En su mayor parte, provienen de más allá de las fronteras de la zona de la ruta interoceánica y por tanto tienen una relación y una visión sobre el agua, más allá de la racionalidad moderna occidental, que privilegia el discurso económico liberal-capitalista, la técnica, la ciencia, las leyes y las políticas funcionales al esquema de pensamiento que impone el crecimiento como objetivo incuestionable, negando todo valor a otras formas de conocimiento y a los sujetos que incorporan esos conocimientos.

Y sin embargo, conocen. Conocen los ríos desde su nacimiento -el del río y el de la persona- hasta más allá de su desembocadura, conocen la cuenca alta, media y baja, conocen las relaciones de los ecosistemas de los que forman parte, conocen cómo se produce y cómo no se debe o puede producir, conocen los efectos de las alteraciones que producen las políticas y las leyes, la técnica y la ciencia que trabaja para un modelo económico que socava sus propias condiciones de reproducción.
Conocen y piensan que es necesario que su conocimiento se haga presente en la ciudad de Panamá, donde se concentra casi la mitad de la población del país, donde se concentra el poder político del Estado, desde la cual se consume y directa o indirectamente, conscientemente o por falta de conciencia, se decide sobre la vida a cientos de kilómetros de distancia, a partir de una visión sobre el agua, la naturaleza y la vida que es ajena e insostenible.

Dernière modification : 20/06/2016

Arriba